Screen Shot 2018-02-13 at 11.07.23 AM.png
 
 

MARCOS 7:31-37

Amigos, nuestro Evangelio de hoy es acerca de la curación de un hombre sordomudo. Como siempre, debemos observar lo superficial y lo profundo. Jesús está realizando un milagro del mundo físico. Pero sus acciones también deben leerse simbólicamente, a fin de descubrir un significado espiritual más profundo.

Entonces, ¿qué hace Jesús? "Le puso los dedos en las orejas y con su saliva le tocó la lengua". Jesús establece, por así decirlo, una corriente eléctrica, que va desde Dios Padre, y a través de Él llega a este hombre. Él—casi literalmente—lo conecta a la corriente divina, obligándolo a escuchar la Palabra. Y dice "Ephphatha", que quiere decir "ábrete". Cuando sucede eso, su impedimento del habla desaparece inmediatamente. Ahora él puede hablar la Palabra de Dios claramente.

Entonces este hombre sordomudo representa a todos aquellos que no escuchan la Palabra de Dios, que se han vuelto ajenos a ella. ¿Y cuál es el resultado de esta sordera? Un impedimento del habla. A nivel espiritual, si no escuchas la Palabra de Dios con claridad, entonces tu capacidad para decirla se verá también comprometida seriamente.